POZO ENCANTADO PDF Imprimir Correo electrónico
Share
Valoración de los usuarios: / 0
PobreEl mejor 
Leyendas, Mitos y Tradiciones
Escrito por Administrador   
Jueves 11 de Febrero de 2010 19:06

EL POZO ENCANTADO (Leyenda manabita)

Eran los anos de 1950 y tantos; existió una ancianita, que vivió en la parte alta y hacia un lado de la boca del pozo grande de Choconcha. 

Una mañana la saludé y hablando de las cosas del lugar, me contó la siguiente leyenda:

Había un pozo, allá.- Me señaló con el dedo- ancho en la superficie y estrecho en el fondo, como un embudo, de un metro de profundidad y en su fondo existían dos grandes piedras, separadas por un espacio de una cuarta, por donde fluía el agua.  Era tal la cantidad de agua, que se desbordaba hacia el río.

Esta fuente, estaba situada a seis metros de la rivera derecha del rio  que viene de Tierra Amarilla; casi en su unión con el río de la Pita. El agua era muy fina, la gente sacaba en agua con baldes, para lavar y enjuagar la ropa.

Se corría el rumor, que este pozo estaba encantado; que en las noches, desde el fondo brillaba una luz intensa que agitaba las aguas, encrespándolas como olas, y que, en el día se escuchaban fuertes ruidos, sobre todo en la hendidura por donde salía el agua.

Un buen día, ya en la penumbra, una señora de unos 25 anos más o menos, de talla mediana, tez blanca, de fina silueta, hermosa por cierto, fue a traer agua, y, al lanzar el balde, una mano negra agarró el recipiente. Horrorizada, la dama gritó y todas sus compañeras lavanderas fueron a verla. La encontraron estática como una estatua hacia un lado del pozo. No hablaba, estaba pálida y fría. Se desvaneció y cayó al suelo. 

Sus compañeras trataron de auxiliarla, haciéndole oler espíritu (agua de colonia y agua florida), luego, recobró el sentido, una vez repuesta, contó lo ocurrido.

Los curiosos fueron a ver el pozo, encontraron el balde, nadando en la superficie.  El agua brotaba con mayor intensidad, se formaban olas, que hacían tronar la fuente.  Algunos dijeron, que el duende del pozo, estaba enfurecido porque no pudo agarrar la presa; otros, que el encanto se había roto, y,  unos pocos no creyeron en el relato, comentando que la señora estaba loca.

Pasaron los días, hasta que llegó a lavar una linda muchacha, tendría unos 18 años, no era de estos lados, había llegado con las cosechas de café y luego habíase quedado trabajando como lavandera, ya que se había enamorado de un muchacho.  Ella lavaba en la piedra  más próxima al pozo, más o menos a unos tres metros.

Cuentan quienes la conocieron, que era una muchachita alegre, de sonrisa encantadora, que siempre tarareaba canciones mientras lavaba. A esta jovencita de ojos color miel y cuerpo muy bien definido, ya le habían advertido, que no fuera al pozo sola porque había un encanto. Que el extraño sujeto que moraba en el pozo, se enamoraba de muchachas bellas como ella, al escuchar la advertencia, ella rió, y expresó que no creía en cuentos.

Cierta tarde de verano, cuando la mayoría de lavanderas se habían retirado del lugar y apenas quedaban unas cuatro, siendo alrededor de las seis de la tarde, esta muchachita tarareando canciones de la época, caminaba hacia el pozo. Por su actividad, su vestimenta se había mojado, su ropa se pegaba al cuerpo, dejando ver su  esculpida silueta, lanzando un suspiro, tiró el balde para llenarlo. 

Fue en ese instante, que se escuchó un gran estruendo, las piedras se abrieron…… salió una mano negra que agarrando la muñeca de la linda doncella, la tiró hacia dentro del pozo. Alcanzó a gritar, y desapareció.  Sus compañeras, al escucharla fueron en su ayuda, mas no la encontraron, sólo flotaba el balde y un cintillo que momentos antes adornaba su cabeza.  Escucharon un ruido ensordecedor y misterioso que emergía del fondo, y que se diferenciaba del burbujear del agua. A todos invadió pánico y miedo……Todos huyeron como potros salvajes, dejando pertenencias, ropa y todo abandonado... 

Nadie se atrevió a regresar, sino hasta el día siguiente.                                                

La noticia corrió como pólvora encendida, cundió el terror y el pánico.  Al día siguiente, cuando los aldeanos trataron de limpiar y mover las piedras del fondo de la fuente, no lograron nada, y desde entonces, en cada atardecer se escucha una música añeja, que mantuvo a la gente aterrada, al extremo que nadie se atrevía a caminar por allí.

Con el pasar del tiempo, se acostumbraron  a escuchar las melodías, que se confundían con el susurro del viento, el bramido del follaje de los árboles, pareciendo que danzaban al ritmo de la misteriosa sinfonía.

Años más tarde, al romperse la represa de Tierra Amarilla (embalse de agua), todo esto se inundó, el pozo quedó enterrado y ya nadie se atrevió a limpiarlo, tal vez por temor o porque lo olvidaron.

Actualmente, en la agonía de cada atardecer, hacia la superficie de la tierra, el lugar donde existió el pozo, se suele escuchar esa melodía de aquellos viejos tiempos. No se sabe, si es que el alma pena, o es la felicidad de esos amantes

FUENTE: http://www.jipijapa.org

FOROS: Ideas, comentarios y sugerencias. Click aquí.

Ultima actualización ( Miércoles 17 de Febrero de 2010 14:00 )
 
 
Directorio
BoutiqueWeb

Boletín Erudito

Uniéndote a este grupo pasarás a formar parte de una fuente de pensamiento colectivo que genere nuevas ideas para hacer de nuestra sociedad un virtuoso grupo de gente culta, honesta, inteligente, sabia, erudita.
Boletín Erudito


Gracias por registrate

Encuestas

Uniforme Vs. No uniforme