…Y el título al mejor profesor va para… PDF Imprimir Correo electrónico
Share
Valoración de los usuarios: / 6
PobreEl mejor 
Educadores - Ayuda para Profesores
Escrito por Bernardo Darquea   
Jueves 02 de Abril de 2009 10:28

Medalla

Para descubrir que es tan especial a cerca de una de las clases más populares, con uno de los más renombrados profesores de una prestigiosa Universidad, decidí presenciar una de sus clases para ver que hace a este Profesor tan especial.

 

Estructura

Primero, este profesor empezó haciendo un resumen general de la materia que nos iba a enseñar durante las siguientes dos horas de clase. Después nos contó cual era la experiencia que el tenía sobre el tema que nos iba a enseñar y de cómo nos podríamos beneficiar al aprender lo que el sabía tan bien. En este punto pensé que era un poco arrogante, pero un poco después entendí por qué se sentía tan seguro de sí mismo. Sin más, empezó dando su clase que ya estaba previamente preparada como una presentación de Power Point. Los slides no estaban tan llenos de material pero tampoco estaban muy vacíos, así que pronto me preocupé de empezar a tomar nota. Sin embargo, sus siguientes palabras me tranquilizaron ya que añadió que toda la presentación estará disponible para bajarse de Eruditos.net, así que no necesitábamos tomar notas y que era mejor que le prestemos atención.

 

Ejemplos

Durante su clase, lo primero de lo que me percaté es de que daba a sus estudiantes una gran cantidad de escenarios en los que nos preguntaba qué haríamos nosotros en esa situación. En otras palabras ya nos enfrentábamos a la problemática que él trataba de resolver con su enseñanza.

 

Trabajo en clase

Cuando ya me estaba empezando a distraer pensando en lo que iba a escribir en este artículo, escuché las palabras “trabajo en clase”. De inmediato salté en mi asiento y puse atención a lo que tenía que hacer. El trabajo en clase era un pequeño ejercicio en el cual teníamos que leer un párrafo y escribir nuestra opinión al respecto. Escribir nuestra opinión era obligatorio para que en la discusión que precedía no tengamos la oportunidad de cambiar de pensamiento.

 

Participación en clase

Repetidas veces el profesor requería la opinión de sus estudiantes en cada ámbito de la materia que impartía. Fue así como los estudiante se sintieron motivados al levantar sus manos para compartir con el resto sus experiencias en cuanto al tema y como habían manejado ellos la situación. En un momento yo también quise compartir mi opinión, pero gracias a mis segundos pensamientos me obvié dar explicaciones de quién era yo y de qué estaba haciendo ahí.

 

Carne con Papas

Mientras cambiaba de slides llegó a un punto en el que dijo: “esta es la carne con papas de la clase. Esta es la parte más importante de la clase de hoy. Todo lo demás es la parte que más tiempo consume, pero una vez que lleguen a este punto tendrán que pensar y esta será su oportunidad de lucirse.” Después de esa pequeña introducción, presté la mayor atención a esta parte de la clase.

 

Historias

Una vez que pasamos la parte más importante de la clase, nos contó una historia de su propia experiencia en el asunto. Me imagino que no se avergonzaba de admitir que cuando él aprendió a cerca de este asunto el también cometió errores, pero al mismo tiempo nos motivó a no cometer el mismo error. Además, añadió cómo fue él capaz de resolver el problema y todo el mundo se rio de ello.

 

Preguntas

He tenido profesores que preguntan a sus alumnos si ellos tienen preguntas acerca de la materia, pero en este caso aunque nadie se animaba a preguntar nada, él se aseguró de formular algunas. Inmediatamente empezaron a surgir algunas inquietudes y los estudiantes empezaron a dar sus opiniones y una muy interesante y constructiva discusión empezó.

 

Entusiasmo

Entusiasmo era algo que no era parte de la materia, sin embargo también aprendí un poco a cerca de eso. La energía, la pasión, el interés, y el sabor que el añadía a su clase era comparable al amor a su trabajo que solo se ve en miembros de una banda de rock.

 

Ciertamente las dos horas que estuve sentado en esa clase volaron, y lo más importante fue que salí de la clase con un poquito más de sabiduría. Bueno, tal vez estoy exagerando, pero lo que si sé es que aprendí dos cosas: un poquito acerca de la materia de esa clase, y un poquito a cerca de cómo ser un mejor profesor.

 

Ultima actualización ( Jueves 02 de Abril de 2009 10:57 )