Astrágalo

De EruditosWiki

Imagen:hpie.jpg

El pie representa la porción distal de las extremidades inferiores. Su función es traspasar el peso del cuerpo desde la tibia a la superficie de apoyo del cuerpo, permitiendo al mismo tiempo mantener su estabilidad, tanto estática como dinámica (locomoción).

Desde un punto de vista funcional, los huesos del pie pueden dividirse en tres porciones llamadas retropie, mediopie y antepie.

También se acepta la división en: tobillo, empeine y dedos (pie)

Tabla de contenidos

[editar] Huesos del pie

El pie está formado por 26 huesos, divididos desde un punto de vista anatómico en tres porciones:

[editar] Tarso

Imagen:htarso.gif

El tarso es la porción proximal del pie, y está compuesto por siete huesos cortos denominados, en orden decreciente de tamaño:

La cara superior del tarso es convexa, sobre todo en sentido transversal. La cara externa presenta una depresión entre las porciones anteriores del astrágalo y el calcáneo, llamada seno del tarso, el cual se estrecha hacia adentro para formar el conducto del tarso, que se comunica con la cara superior del sustentaculum tali. La cara inferior del tarso es cóncava.

Estructuralmente, el tarso se puede dividir en dos porciones longitudinales, una interna formada por el calcáneo, el astrágalo, el escafoides y los cuneiformes, (más los tres metatarsianos internos); y una externa formada por el calcáneo y el cuboides (más los dos metatarsianos externos).

Calcáneo

Se conoce también como os calcis, y transmite la porción del peso del cuerpo que recibe desde el astrágalo, al piso. Posee seis caras:

  • Cara Superior : La porción anterior de esta cara se prolonga medialmente formando el sustentaculum tali (sustentáculo del astrágalo). La cara superior del sustentaculum posee la carilla astragalina media, la que se continua hacia delante como carilla astragalina anterior. La porción posterior de esta cara posee la carilla astragalina posterior.
  • Cara Posterior: Es convexa y forma parte de la tuberosidad calcánea o hueso del talón.
  • Cara Inferior: Presenta una eminencia cerca de su extremo anterior llamada tubérculo calcáneo anterior. La tuberosidad calcánea se continúa en la cara inferior con dos apófisis o tubérculos, el tubérculo medial más grande, y el tubérculo lateral más pequeño. En la posición de pie, el peso del cuerpo descansa sobre estos tubérculos.
  • Cara Interna : Es cóncava y contiene al sustentáculum tali. La cara inferior del sustentáculum presenta un canal o surco para el tendón del músculo flexor largo del dedo gordo.
  • Cara Externa : Presenta dos eminencias, la eminencia retrotroclear asociada a la inserción de ligamentos, y el tubérculo de los peróneos o tróclea peronea. Ambas eminencias se conocen como apófisis peronea.
  • Cara Anterior : Está formada por la superficie articular para el cuboides, en forma de silla de montar.

Astrágalo

El astrágalo, conocido también como talo o hueso del tobillo se ubica en la parte dorsal y posterior del tarso. Su función es transmitir adecuadamente el peso corporal desde la tibia al calcáneo y al escafoides. Se articula con la tibia, el peroné, el calcáneo y el escafoides. Está formado por un cuerpo, un cuello y una cabeza.

Cuerpo: Es la parte más posterior y grande del hueso.

Posee tres caras:

  • Cara Superior : En esta cara se ubica la tróclea astragalina, que articula con la mortaja maleolar formada por la tibia y el peroné. La tróclea articular es una superficie articular formada por tres carillas articulares, la carilla articular superior que se articula con la tibia; la carilla maleolar externa, triangular, con su base hacia arriba y su vértice hacia abajo, que se articula con el maléolo externo; y la carilla maleolar interna, con forma de coma, que se articula con el maléolo interno.
  • Cara Posterior: Posee una apófisis posterior formada por dos tubérculos, un tubérculo interno y un tubérculo externo, que dejan un surco vertical por donde pasa el tendón del músculo flexor largo del dedo gordo.
  • Cara Inferior: Presenta tres carillas articulares, una posterior o carilla calcánea posterior, que forma parte de la articulación astragalocalcánea; una media o carilla calcánea media que se articula con la cara superior del sustentaculum tali; y una anterior o carilla calcánea anterior en la zona de la cabeza.

Cuello: Une la cabeza con el cuerpo. Se dirige hacia delante y adentro, formando un ángulo aproximado de 15º con el eje del cuerpo.

Cabeza: Presenta una superficie articular convexa (esferoide) para articularse con el escafoides.

Cuboides

Hueso corto que se ubica en el lado lateral del tarso, por delante del calcáneo. Se articula con este, con los metatarsianos 4º y 5º, y con el cuneiforme externo. Posee seis caras:

  • Cara Posterior: Tiene forma de silla de montar y se articula con el calcáneo.
  • Cara Anterior: Presenta dos superficies articulares, la carilla articular interna para el 4º metatarsiano y la carilla articular externa para el 5º metatarsiano.
  • Cara Inferior: En su parte anterior presenta un surco para el tendón del peroneo largo. Tras este surco se ubica extensión plantar llamada tuberosidad del cuboides.
  • Cara Interna: Se articula con el cuneiforme externo, y a veces, con el escafoides.
  • Cara Externa: Es muy pequeña y presenta una profunda escotadura del cuboides, cubierta casi totalmente por la tuberosidad del 5º metatarsiano.
  • Cara Superior: Es convexa y relativamente lisa.

Navicular o Escafoides del pie

Hueso corto que se ubica en el lado medial del tarso, por delante del astrágalo. Se articula con este, con los cuneiformes y en ocasiones con el cuboides. Posee seis caras.

  • Cara Interna: Se proyecta hacia abajo para formar la tuberosidad del escafoides.
  • Cara Externa: Es rugosa y estrecha y a veces presenta una pequeña carilla articular para el cuboides.
  • Cara Anterior: Se articula con los cuneiformes.
  • Cara Posterior: Se articula con el astrágalo.
  • Cara Inferior: Es convexa.
  • Cara Superior: Es cóncava.

Cuneiformes

Los cuneiformes son tres huesos con forma de cuña ubicados en la parte más anterior del tarso, por delante del escafoides. El más grande es el cuneiforme externo, el de tamaño mediano es el cuneiforme interno, y el más pequeño es el cuneiforme intermedio. Se articulan con el escafoides, con los tres metatarsianos internos, y con el cuboides. Los cuneiformes interno y externo se prolongan un poco más hacia delante que el intermedio, formando una mortaja ocupada por la base del 2º metatarsiano.

Huesos accesorios del tarso

Son pequeños huesos del tarso, que tienen escasa o nula importancia funcional, y que por ello no siempre están presentes. Los más comunes son:

  • Huesos sesamoideos en el tendón del peroneo largo
  • Hueso tibial externo cerca de la tuberosidad escafoides
  • Hueso sesamoídeo peroneo cerca de la tuberosidad del cuboides
  • Hueso trígono cerca el tubérculo del astrágalo.

[editar] Metatarso

Imagen:hmetatarso.gif

El metatarso es la porción media del pie, y consta de cinco huesos largos llamados metatarsianos. Partiendo del dedo más interno, se enumeran como:

  • Primer metatarsiano
  • Segundo metatarsiano
  • Tercer metatarsiano
  • Cuarto metatarsiano
  • Quinto metatarsiano;

Cada metatarsiano esta formado por una base (epífisis proximal), una diáfisis y una cabeza (epífisis distal). Los metatarsianos se articulan con el tarso a nivel de sus bases, y con las falanges proximales a nivel de sus cabezas. Además, las bases se encuentran articuladas entre sí, con excepción de la primera.

Base : Tiene forma de cuña, y su cara superior es la más extendida. Se articula por detrás con el tarso y por los lados con los metatarsianos vecinos (excepto el primer metatarsiano).

Diáfisis : Es cóncava por debajo y tiende a ser convexa por arriba. Su grosor va disminuyendo distalmente. Posee tres bordes:

  • Borde Inferior: Comienza en la base y se extiende distalmente, bifurcándose en dos crestas que terminan en los tubérculos laterales cerca de la cabeza.
  • Bordes Interno y Externo: Comienzan en la base y terminan en los tubérculos laterales de la cabeza.

Cabeza : Se articula con la base de la falange proximal por medio de una superficie articular convexa, mucho más extendida proximalmente por su cara inferior. En esta misma zona, la superficie articular posee una que aloja al tendón flexor del dedo.

Primer metarsiano

Es relativamente corto, grueso, y soporta mucho más peso que los demás. La cara inferior de la cabeza presenta dos canales o surcos, separados por una cresta, y asociados a la presencia de un par de huesos sesamoideos, los que tienen mucha importancia para el apoyo y la marcha.

Segundo metatarsiano

Es el más largo y se prolonga más hacia atrás que los otros, entre el cuneiforme interno y el cuneiforme externo.

Tercer metatarsiano

Es más corto que el segundo metarsiano.

Cuarto metatarsiano

Es más corto que el tercer metatarsiano.

Quinto metatarsiano

Suele ser más largo que el tercer metatarsiano y el cuarto metarsiano. La cara externa de la base presenta una proyección posterior llamada tuberosidad o apófisis estiloides del quinto metatarsiano.

[editar] Falanges del pie

Imagen:hfalanges.gif

Las falanges representan la porción distal del pie. Cada dedo está formado por tres falanges:

Falange Proximal: Existen cinco falanges proximales en el pie, una en la raíz de cada dedo. Cada falange está formada por una base, una diáfisis y una cabeza. La base se articula con el metatarso respectivo a través de una carilla articular cóncava. La diáfisis es estrecha y ligeramente cóncava por debajo. La cabeza articula con la falange distal o falange media a través de una carilla articular convexa dividida por un surco central.

Falange Media: Son cuatro falanges, cortas, que se hacen más pequeñas del segundo dedo al quinto dedo. Están formadas por una base, una diáfisis y una cabeza. Se articula con la falange proximal por medio de dos carillas articulares cóncavas separadas por una cresta. La diáfisis tiende a ser plana y la cabeza tiene una tróclea para la falange distal. El primer dedo no posee falange media, y con frecuencia la del quinto dedo suele ser sólo un nódulo óseo irregular.

Falange Distal: Son cinco falanges. Cada una tiene una base muy amplia, una diáfisis muy corta y un extremo distal expandido llamado tuberosidad ungueal. El quinto dedo suele tener la falange distal fusionada con la falange media.


FUENTE: http://www.podologia.cl/AEI1%20-%205.pdf

[editar] Huesos sesamoideos del pie

El esqueleto del pie presenta numerosas variaciones, tanto en forma como por el número de huesos, que en si no presentan en modo alguno patológico, pero que por influencias externas y bajo ciertas circunstancias pueden estar en relación con eventuales molestias.

Por ejemplo, los anatómicos comprueban frecuentemente variaciones morfológicas del astrágalo y del calcáneo, el tipo empinado y el achatado, el de bóveda plantar alta y el acortado en los tipos de pie acabalgado, el extendido y el aplanado en los tipos de bóveda plantar baja, y en el calcáneo los rectilíneos y largos al lado de los mas cortos y encorvados hacia el lado interno.

Tampoco las variaciones numéricas de las piezas esqueléticas del pie representan algo patológico, tanto es así, que la mayoría de los individuos afectos lo ignoran. Sabido es que el número de estas piezas inconstantes del esqueleto pueden aumentar o disminuir por sinostosis con los huesos vecinos.

El diagnostico roentgenológico ha aumentado el interés por estos huesos inconstantes llamados huesos súper numerarios, pues a menudo su hallazgo se interpreta erróneamente, suponiendo la presencia de fracturas o arrancamiento, y aun hoy no nos libramos de estos errores, sobre todo si después de un traumatismo persisten molestias. VESALIO en 1567 había descubierto algunos de estos huesos accesorios por ej., el que recibió su nombre llamado VESALIUM en la apófisis estiloide del quinto metatarsiano y el OSPERONEUM. Los anatómicos HYRTL,PFITNER,BARDELEBEN Y HASSELWANDER y muchos mas han contribuido con sus investigaciones a esclarecer la índole y aparición de estos inconstantes huesos accesorio.

Hueso trigono

En la última monografía BIZARRO (1921) expone que el hueso trígono forma parte integrante y típica del tarso mamífero, mientras que en el hombre solo aparece en el 8% de los individuos. Asienta detrás de la tuberosidad posterior del astrágalo, a la que se ha unido por coalescencia; descansa sobre la superficie del calcáneo por medio de una carilla articular propia, otros opinan que es la misma tuberosidad posterior del astrágalo que se ha separado.

Pueden existir, además, y simultáneamente, otros huesos accesorios inconstantes, tales como el hueso tibial externo, el hueso supraescafoideo, etc. Puede confundirse con una fractura de la tuberosidad posterior del astrágalo. Sin embargo, el hueso trígono se distingue porque las superficies de coalescencia con el astrágalo son netas y lisas tanto en uno como en el otro hueso y, además por la bilateralidad, aunque esto no es constante.

Eventualmente puede fracturarse el mismo hueso trígono por un arrancamiento que lo separe del astrágalo, determinado por una violencia exterior produciendo molestias al andar. Cuando se producen fracturas o dislocaciones al no estar firmemente unido actúa como un cuerpo libre en dichos casos parece existir una laxitud del aparato ligamentoso de la articulación ibioperoneotarsiana pues el ligamento peroneoastragalino posterior a menudo se inserta en el hueso trígono, por esta razón puede haber molestias al andar, tendencia a torcerse el pie y producirse fracturas maleolares casi en un 40%. Hay que tener atención sobre la frecuencia del desprendimiento en los deportistas, cuyo mecanismo seria al saltar, el hueso trígono queda comprimido entre la cara posterior de la tibia y la parte superior del calcáneo por lo que se fractura.

Hueso calcáneo secundario

Fue descubierto en 1869 por STIEDA y se presenta en un 2% de los individuos. Es un huesecito adosado al ángulo anteroposterior de la apófisis mayor del calcáneo, unido por coalescencia a la superficie convexa que forma dicho ángulo. Se une al escafoides por ligamentos muy tirantes y se articula, además con el astrágalo y el cuboides.

Al dislocarse puede causar molestias, y en tal caso se le confunde con un arrancamiento.

Sustentaculi

Descubierto por PFITZNER y denominado por HASSELWANDERE seudoepifisis de la apófisis menor del calcáneo. Las dos veces que lo observamos siempre con carácter unilateral. A partir de nuestras observaciones, este hueso accesorio no figura mencionado en la literatura. Asienta en el ángulo posterosuperior de la apófisis menor del calcáneo, es uniforme y confluye con el cuello del astrágalo, por arriba, y con la apófisis menor del calcáneo, por abajo.

Es muy raro, pues se descubre en menos del 1% de los esqueletos. Serviría de punto de partida de la sinostosis astrágalocalcanea. En sus casos era netamente palpable, pues formaba una prominencia ósea que resaltaba inmediatamente por debajo y detrás del maléolo tibial. Al supinar el pie, cosa corriente en el deporte, producía molestias, probablemente por chocar con el maléolo interno. El roentgenograma anteroposterior, mostraba la epífisis menor del calcáneo alargada y aguzada, y frente a ella una apófisis en forma de osteofito asentando en el astrágalo y entre ellos, como encajando en los mismos, pero libre, netamente separado de ellos, un huesesito de forma triangular mencionado os sustentaculi.


Hueso tibial externo

Descubierto en 1605 por Bauhin, es el que mas a menudo tiene interés clínico. Se observa con mayor frecuencia en el sexo femenino. Tiene forma semiesférica, desarrollo dispar y Pfitzner lo denominó sesamoideo del tendón terminal del músculo tibial posterior.

Se adosa a la tuberosidad del escafoides, a la que esta unido, en parte, por coalescencia, por sinostosis, advirtiendo que se aplica sobre la parte plantar y posterior de la misma. A menudo se le puede reconocer por inspección del pie, pues en tales casos el navicular resalta mas en el borde interno del pie, y al mismo tiempo se puede comprobar una notable laxitud de los ligamentos.

Tomando el hueso tibia y el escafoides del pie entre dos dedos, se les puede imprimir un movimiento en dirección dorso plantar y viceversa, lo cual es imposible normalmente. Está mas expuesto a la acción de agente traumático que otros segmentos óseos, tanto por la situación que ocupa como por sus relaciones con el tendón del músculo tibial posterior y con el aparato ligamentoso.

Pero incluso sin un traumatismo previo, puede provocar molestias, preferentemente en los adolescentes con los pies valgos fláccidos. Estas molestias dependen principalmente de las relaciones del hueso tibia con el tendón del tibial posterior y con los ligamentos tarsianos internos. Dicho tendón, que en parte se inserta en la tuberosidad del escafoides, mientras otros fascículos terminan en la primera cuña y en el primer metatarsiano y aun a veces hasta en el segundo metatarsiano y tercer metatarsiano, a veces envaina, al hueso tibia pues lo rodea por todas partes, mientras que en otras se limita a enviarle un fascículo que en él se inserta.

También el ligamento calcáneoescafoideo, que puede confluir con el tendón del tibial posterior, en tales casos sufre una distensión, una relajación a causa de la propulsión que el hueso ejerce sobre los dos, de modo que se debilita la firmeza de la [[articulación astrágaloescafoidea]].

Al palpar tales pies se percibe lo tenso que esta el tendón del tibial posterior detrás del escafoides. Aquí en este sitio, detrás del escafoides suele existir un acusado dolor a la presión.

La roentgenografia lateral a demás de la sombra redondeada del hueso tibial situada detrás y debajo del escafoides, suele mostrar una variación morfológica de este último hueso, un engrosamiento de su tuberosidad que adopta en forma de gancho. Dicha tuberosidad sobresale en el borde interno del pie y abraza, con dicho cuerno, la sombra del astrágalo hacia atrás en una longitud de uno a dos centímetro, mientras que normalmente el borde interno del escafoides apenas sobresale cinco milímetros del borde interno del pie. En la proyección lateral, el hueso tibial aparece en el ángulo posterior interno del escafoides. Schede a denominado a este engrosamiento en forma de gancho o cuerno del escafoide navinculare cornutum (escafoide carnudo).

Hueso supraescafoideo

Descubierto por Hyrtl, ha sido observado repetidamente, y merece nuestra atención, pues después de un traumatismo se le puede confundir fácilmente con un arrancamiento óseo. El hueso asienta en la parte mas alta del dorso del escafoides o, como dice Reisner, en una mucosa dorsal entre el escafoides y la superficie dirigida al astrágalo.

Hueso subtibial

Descrito por Bircher. Es un huesosito triangular, el tamaño de un guisante hasta una avellana situado debajo del maléolo interno y separado de éste por una interlinea de pocos milímetros de ancho. Sus contornos son netos. Se debe investigar bien sobre traumatismos, para no confundirlo con una fractura. Grasmann observo dos casos uno era bilateral; Arerland, uno unilaterlar; Fairbanr, tres casos bilaterales y Volkmann, uno bilateral.

Hueso peroneo

Llamado por Pfitzner “sesamum peroneum”. Tiene forma alargada y se aplica al extremo pósteroexterno de la eminencia oblicua del cuboides, en las formas bien desarrolladas puede estar unido por algunos fascículos al tendón del peroneo lateral largo que pasa por encima de él. Frecuencia de 8 a 9 %.

Puede estar segmentado en dos o en tres partes, y también se le observó una tetrasegmentacion. Prácticamente carece de importancia.

Os vesalianum

Asienta sobre la parte proximal de la base del quinto metatarsiano. Rara vez es independiente, pues suele confluir con el metatarsiano para contribuir a formar su apófisis estiloidea. En épocas que ocurre esta sinostosis entre los doce y trece años de edad, pueden aparecer dolores estáticos que han sido considerados como producidos por una apófisis. Carece de importancia. También puede confundirse con una fractura de la base del quinto metatarsiano.

Hueso intermetatarsiano

Descubierto por Gruber en 1852, suele asentar en la cara dorsal del pie, en la parte proximal del primer espacio interóseo. Según Pfitzner a veces se sinostosa con la primera cuña y entonces aparece como si fuera una apófisis del lado externo dorsodistal de este ultimo hueso. Se puede observar en una ocasión que tenia aspecto de un huesosito estiliforme, puntiagudo de 1.5 cm de largo dirigido hacia el primer espacio intermetatarsiano y que se hallaba separado por una hendidura de la primera cuña.


FUENTE: http://www.fmed.uba.ar/carreras/podolo/tp9.pdf

Herramientas personales
Navegación
Traductor a cualquier idioma